Este término engloba a un grupo de enfermedades o tumores malignos que se originan en la Glándula Mamaria y que tienen comportamientos muy diferentes entre sí. Tantas son las posibles variables que un caso no necesariamente tendrá que ser igual a otro.

Los tumores más frecuentes son los carcinomas ductales originados en los tubos que conducen la secreción que genera la glándula hasta su salida al exterior. El siguiente en frecuencia es el carcinoma lobulillar, que se origina en la zona de la glándula donde se produce la leche (lobulillos mamarios). Estos a su vez pueden ser no infiltrantes, es decir, no infiltran o no invaden zonas vecinas (¨carcinoma in situ¨) o infiltrantes (invasivos) que invaden o comprometen el tejido vecino donde se encuentran los vasos linfáticos y sanguíneos.

Además, existen otros tipos menos frecuentes como el carcinoma medular, el carcinoma tubular, el carcinoma papilar, carcinoma metaplasico, etc., cuyo nombre es dado según la región anatomopatológica donde se origina el tumor.