Tipos de trasplante de médula ósea dependiendo del donante.

Autólogo:
El trasplante autólogo utiliza las mismas células de la médula ósea del paciente, las cuales son recogidas por medio de biopsia de médula ósea o de la sangre circulante. Al ser las células del propio paciente el HLA es idéntico y no ocurrirá rechazo después del trasplante.

Alogénico:
Los trasplantes alogénicos utilizan células de un donante con HLA igual o similar que puede ser obtenido de un hermano – hermana (30% – 40% de probabilidad). Existe también la posibilidad de que el donante sea una persona sin relación de consanguinidad con el paciente y a este se lo conoce como donante concordante no relacionado (en inglés matched unrelated donor). Se estima que una persona con ancestro europeo tiene una probabilidad de 40% para encontrar un donante no relacionado.

 

¿Debo someterme a alguna evaluación antes del trasplante?

Antes de decidir si una persona es un candidato adecuado para el trasplante de médula ósea, debe ser presentado ante el equipo de trasplante el cual es conformado por médicos hematólogos, oncólogos especializados en trasplantes, enfermeras encargadas del cuidado de los pacientes trasplantados y psiquiatras o psicólogos quienes evalúan el entorno personal y familiar del paciente. Además de estas entrevistas, el paciente es sometido a una serie de exámenes para evaluar su estado de salud antes de entrar al programa de trasplante. Estos incluyen: Cuadro hemático, grupo sanguíneo, electrocardiograma, radiografía de tórax, exámenes de sangre para virus de hepatitis B, VIH, citomegalovirus, y herpes.

 

¿Cómo se obtiene la médula ósea para el trasplante?

La médula ósea puede ser obtenida a través de dos métodos que son ambulatorios y no requieren de hospitalización. La recolección de médula ósea la hace el médico con un procedimiento que dura aproximadamente 1 hora y consiste en realizar varias punciones (previa colocación de anestesia local) sobre la parte baja de la espalda del paciente (cresta ilíaca posterior) para extraer por medio de una aguja larga aproximadamente 1000c.c de médula ósea.
El otro procedimiento se hace separando las células madre circulantes en el torrente sanguíneo del donante. Estas son aisladas por medio de un separador celular que funciona de forma similar a cuando se dona sangre pero toma más tiempo (aproximadamente 2 horas), ya que por una vena la sangre es llevada al separador celular que aísla las células madre(más grandes) y por otra vía reinfunde la sangre nuevamente al paciente. Es un procedimiento generalmente bien tolerado por los donantes y pacientes a quienes se les va a realizar trasplante autólogo.

 

¿Cuál es el paso siguiente a la obtención de las células que se van a trasplantar?

El paso siguiente es la realización del trasplante propiamente dicho. Las células sanguíneas sanas son suministradas al paciente por vía intravenosa (generalmente a través de una de las venas del brazo). Una vez dentro del torrente sanguíneo las células madre trasplantadas encuentran el camino hacia la médula ósea dentro de los huesos e inician la producción de células sanguíneas sanas, sin embargo, este proceso toma varias semanas para repoblar toda la médula ósea con células nuevas.
El paciente recibe además otros medicamentos que ayudan a lograr una producción más rápida de células (conocido como factores estimuladores de colonias). Aquellos sometidos a un trasplante alogénico deben adicionalmente recibir medicamentos denominados inmunosupresores que impiden que las células trasplantadas sean reconocidas y rechazadas por el sistema inmune.
El efecto benéfico de estos medicamentos en prevenir el rechazo del trasplante se ve opacado por el potencial riesgo de desarrollar infecciones por hongos o virus que son características en pacientes que reciben inmunosupresión, por lo que es necesario hacer, tanto en el Instituto y fuera de éste, un control estricto del paciente para identificar estas infecciones de manera temprana y tratarlas apropiadamente.

 

¿Cómo afecta el trasplante la calidad de vida?

La meta del trasplante de médula ósea es lograr la curación y lograr en corto plazo la remisión de la enfermedad (período de tiempo libre de enfermedad). Cuando el paciente permanece en remisión por más de cinco años se considera curado. A pesar que el paciente inicialmente puede experimentar los desagradables efectos adversos de la quimioterapia y radioterapia, muchos de los pacientes transplantados, con el tiempo retornan a su vida familiar y laboral de forma normal, incluso algunos experimentan una calidad de vida mejor que antes del procedimiento.

 

Consejos prácticos

Si usted ha sido sometido a un trasplante de médula ósea por ningún motivo debe suspender los medicamentos inmunosupresores que le han sido formulados por el equipo del centro de trasplante, ya que estos medicamentos evitan que ocurra rechazo al trasplante. Por el contrario si siente fiebre o algún síntoma anormal consulte de inmediato al médico. Las enfermedades infecciosas en los pacientes inmunosuprimidos se manifiestan de formas poco comunes y esto hace que el paciente consulte en forma tardía cuando la infección ha progresado.
Para entender si su enfermedad es tratable por medio del trasplante de médula ósea, consulte al centro de trasplante de su ciudad.
Recuerde que existen embaucadores que promocionan curas milagrosas que no son efectivas y no son tratamientos científicamente aprobados.

 

Mitos y realidades

Mito: Es cierto que el trasplante de médula ósea es una operación muy complicada?
Realidad: El trasplante de médula ósea, en la actualidad, es un procedimiento de alta tecnología biomédica pero no es una operación. La preparación se hace en forma ambulatoria y la médula ósea es obtenida por medio de punción ósea o aféresis que es un procedimiento similar al de donar sangre. Posteriormente el paciente es trasplantado al igual que como se recibe una transfusión de sangre.Este procedimiento se debe realizar con el paciente hospitalizado.

Mito : Puedo ser donante para un hermano o hermana que necesita un trasplante de médula ósea?
Realidad : Primero se debe realizar una identificación de las proteínas (antígenos HLA) presentes en la sangre del donante y del paciente, si hay concordancia en seis o más de estas proteínas, se considera un donante concordante y el trasplante se puede realizar. Además no debe tener ningún antecedente médico de importancia y el estudio para virus de VIH, citomegalovirus, hepatitis y herpes debe ser negativo.

 

Glosario

Anemia: del griego an (sin, negativo) y haima (sangre). Disminución del número de glóbulos rojos en la sangre.
Aplasia: del griego a-plassein. Desarrollo incompleto o defectuoso.
Médula ósea: del latín medulla. Sustancia blanda en el interior de los huesos.
Pluripotencial: del latín pluriópotens. Que tiene más de una manera de actuar.
Transplante: del latín translatio. Aplicación de una parte de tejidos tomados de otra parte del mismo cuerpo o de otro.