El tabaco es el único producto de consumo que, usado a gusto, mata a la mitad de sus consumidores regulares.

Muchos fumadores a pesar de su deseo de dejar de fumar no lo logran y piensan que no tienen voluntad suficiente para hacerlo. El tabaco, hoy se sabe, produce adicción. Su causa es la nicotina. El fumador adicto, siente la necesidad compulsiva de autoadministrarse la droga, la cual supera la voluntad de evitarla. Prohibirse de hacerlo durante algunas horas, deteriora la capacidad física y psíquica del fumador y por consecuencia su rendimiento. Sólo un tratamiento médico adaptado a cada individuo puede ayudar a superar la compulsión de fumar evitando los síntomas de la abstinencia.

No existe una terapéutica milagrosa. El tratamiento de la adicción al tabaco ha salido, desde no hace mucho tiempo, del empirismo permitiendo acciones terapéuticas médicas racionales y eficaces que tienen en cuenta factores gestuales, físicos y psíquicos individuales.

Programa para tratamiento del tabaquismo

El desarrollo completo del programa comprende:

1° visita: Consulta médica especializada de evaluación de la dependencia al tabaco. Examen clínico general.

2° visita: Prescripción de un tratamiento individualizado y/o grupal en función de los resultados de la evaluación clínica y los análisis.

3° visita y visitas posteriores: Seguimiento clínico cada 15 días hasta completar 3 a 6 meses de tratamiento.

 

Estadísticas

Debemos saber que:

Se estima que el tabaco produjo en el mundo más de 4 millones de muertes en 1990, subiendo a 4 millones en 1998. En 2020, el tabaco se convertirá en el más importante problema individual de salud, estimándose que causará 8,4 millones de muertes anualmente. Este incremento no será igual en todas las regiones, ya que los países desarrollados tendrán un aumento de 50%, de 1,6 a 2,4 millones, mientras que en Asia (India, China, demás países e islas) será de casi cuatro veces, de 1,1 millones en 1990 a un estimado de 4,2 millones en 2020.

En nuestro país, la mortalidad por enfermedades asociadas al tabaquismo alcanza el 20% del total de las defunciones anuales (entre 38.000 y 49.000). Estas cifras transforman al tabaquismo en una de las principales causas de morbilidad y mortalidad prematura que puede ser prevenida y tratada.

El cigarrillo es el único producto de consumo que, usado a gusto, mata a la mitad de sus consumidores regulares.

Pero además…

Se ha constatado que el tabaquismo de los padres está asociado a un incremento del riesgo de tabaquismo en los niños. Cuando se estudia el tabaquismo según edad, cabe destacar que los grupos de más alto consumo se han desplazado hacia franjas etáreas menores. En 1971, la mayor proporción de fumadores se encontraba entre los 25 y 39 años mientras que en 1988, la mayoría tenía entre 18 a 24 años de edad.

Los datos disponibles de consumo de tabaco en adolescentes en la Provincia de Buenos Aires demuestran que entre 13 y 15 adolescentes de cada 100 consumen tabaco.

 

Enfermedades asociadas

El tabaquismo se relaciona con varios tipos de enfermedades. La lista incluye las más importantes del punto de vista de la morbi-mortalidad:

  • Cáncer.
  • Enfermedad Cardiovascular (enfermedad cardíaca, enfermedad vascular cerebral y periférica).
  • Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (enfisema y bronquitis crónica).