El Instituto cuenta con una Guardia Médica Activa de Clínica Médica, de Cardiología y de Oncología.

La Guardia Externa tiene entrada independiente por la calle Zabala por donde ingresan, además, las ambulancias. Está compuesta de 2 (dos) consultorios médicos de atención rápida y 3 (tres) puestos de asistencia prolongada para evaluación de pacientes más complejos y un área de internación transitoria de 4 (cuatro) camas. Estos puestos cuenta con camas de observación y equipos de alta complejidad para atender todo tipo de urgencias o emergencias.

Está estratégicamente ubicada en el edificio, ya que se comunica directamente con el pasillo de circulación interna desde donde se accede tanto a los servicios complementarios de diagnóstico (laboratorio, imágenes, etc.) como a los ascensores camilleros para cuando se requiera internación.