Los tumores de partes blandas y piel han adquirido desde el advenimiento de las técnicas de muestreo genético una importancia creciente. Como además lo han sido los procedimientos conservadores en donde el equilibrio entre una resección completa y satisfactoria pero con conservación del aspecto estético es fundamental.

En la U.O.C, el plantel conoce acerca de la importancia de lo estético, por eso la incorporación de la Técnica de Mohs.

La Técnica de Mohs es un procedimiento quirúrgico no invasivo y conservador que se indica en sitios de alto impacto estético como la cara o las manos y se fundamenta en la resección oncológica microguiada.

Esto permite una resección dirigida hacia los sectores dérmicos con invasión tumoral y respetando los sectores no invadidos. Al lograr este objetivo, las resecciones permiten que lo oncológico prime, pero sin resecciones traumáticas.

La U.O.C además se encarga del seguimiento, atención y control del melanoma. Como así también de aquellos procesos más críticos de la oncología cutánea como son los carcinomas basocelulares o espinocelulares.