Cáncer De Mama Reclaman Mejores Estrategias De Prevención

 

El cáncer de mama, principal causa de muerte por patología tumoral en mujeres argentinas, produce cada año alredor de 5.400 fallecimientos en nuestro país. Sin embargo, con mejores políticas de prevención y detección se podría evitar un gran número de decesos. Así lo afirmaron especialistas durante el lanzamiento de ULACCAM (Unión Latinoamericana Contra el Cáncer de la Mujer, www.ulacam.org), una alianza latinoamericana de organizaciones no gubernamentales (ONG) entre las que se encuentran, por la Argentina, LALCEC (Liga Argentina de Lucha Contra El Cáncer), MACMA (Movimiento Ayuda Cáncer de Mama) y FUCA (Fundación para la Investiga- ción, Docencia y Prevención del Cáncer), con el auspicio de la American Cancer Society (ACS).

 

“… existe un acceso desigual a los servicios de detección temprana, así como al tratamiento una vez que se ha diagnosticado la enfermedad”.

 

La vicepresidenta de Global Advocacy de la ACS, Alessandra Durstine, reveló que en nuestro país “existe un acceso desigual a los servicios de detección temprana, así como al tratamiento una vez que se ha diagnosticado la enfermedad”, según datos del reporte “Disparidades al descubierto: un estudio comparado sobre Políticas de Cáncer de Mama en América Latina”.

 

La investigación cualitativa y cuantitativa sobre el estado del control del cáncer en cinco países de la región (Argentina, Brasil, Colombia, México y Venezuela), mostró que nuestro país tiene la segunda tasa de mortalidad en el continente (21,8 por 100.000), solo superada por Uruguay, que presenta una tasa de 24,1 por 100.000, lo cual se traduce en alrededor de 5.400 muertes anuales.

 

Paralelamente, cada año son detectados en el país 17.000 nuevos casos, la mayoría en mujeres mayores de 60 años. Esto se acompaña de desigualdades significativas en la disponibilidad de recursos de infraestructura, financieros, tecnológicos y humanos para hacer frente a este problema.

 

Por su parte, la presidenta de LALCEC, María Graziella Donet, destacó: “Las tres entidades argentinas que integramos ULACCAM (LALCEC, MAC MA y FUCA), nos unimos con el objetivo de reducir la mortalidad por cáncer de mama, empezando por la detección temprana. Y para eso es esencial que actuemos en forma coordinada, Estado, profesionales de la salud, ONG, sociedad y demás actores, empezando por la concientización en todos los niveles. La mujer debe realizarse un control anual con el ginecólogo; los médicos deben indicar los estudios pertinentes; los centros de salud deben contar con equipamiento de calidad, y se deben agilizar los trámites, entre otras medidas importantes que contribuyen a disminuir las muertes por cáncer de mama”.

 

La mamografía “es uno de los pilares del diagnóstico temprano del cáncer de mama, que permite tratar la enfermedad en estadios iniciales con un pronóstico más favorable”, subrayó el doctor Reinaldo Chacón, médico especialista en Oncología y director Académico del Instituto Alexander Fleming. ming. La cobertura de mamografías en el país varía entre 75% en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y 14% en Formosa. Al respecto, remarcó: “Sería sumamente importante garantizar que todas las mujeres pertenecientes a la población de riesgo puedan acceder a un control periódico y a la disponibilidad de los más modernos métodos de diagnóstico”.

 

La presidenta de MACMA, María Alejandra Iglesias, sostuvo que “es importante que la mujer consulte regularmente a su médico, y que tenga la constancia de hacerse los estudios que le soliciten”. El informe de ULACCAM señaló que “muchas mujeres todavía carecen de acceso a servicios de tratamiento adecuados. La disponibilidad de equipos de radioterapia en el país es incompleta, ya que solo 10 provincias cuentan con unidades de radioterapia, y, en la mayoría de los casos son unidades de telecobaltoterapia o aceleradores lineales de vieja data”.

“…es esencial que actuemos en forma coordinada, Estado, profesionales de la salud, ONG, sociedad y demás actores, empezando por la concientización en todos los niveles”.

 

Además, pese a que todas las provincias cuentan con bancos de drogas para los pacientes cubiertos por el sistema público de salud, no se cuenta con información sobre cómo se prestan los servicios para el tratamiento sistémico (quimioterapia, hormonoterapia, agentes contra blancos moleculares). El reporte consigna que una de las claves para mejorar estos aspectos consiste en políticas integrales. En este sentido, la licenciada Susana Korinfeld, directora ejecutiva de FUCA, señaló que “la creación del Instituto Nacional del Cáncer (INC), en 2010, fue un gran avance para liderar la coordinación de todos los esfuerzos realizados por el sector público, privado y de la sociedad civil”.

 

No obstante, el 46% de las 24 jurisdicciones argentinas aún carece de un Programa de Prevención y Control de Cáncer de Mama institucionalizado dentro de la estructura ministerial. “Queda pendiente el desafío de llevar adelante acciones sistemáticas para la prevención y control del cáncer de mama, causa principal de muerte por tumor en la mujer argentina, y que sea una enfermedad integralmente considerada como un verdadero problema de salud pública”, coincidieron los representantes de las ONG.

 

Qué reclaman las ONG

 

? Estandarizar el acceso a la detección temprana, prevención y tratamiento en todo el país.

? Asegurar la utilización de recursos físicos.

? Tomar acciones para cambiar la concentración excesiva de recursos humanos especializados en ciertas regiones-mejorar la distribución geográfica de los especialistas.

? Disminuir las desigualdades de infraestructura y recursos para la atención del cáncer de mama entre las diversas provincias.

? Llegar con mastógrafos móviles a las comunidades rurales de más difícil acceso.

? Apoyar el traslado de mujeres desde lugares de residencia de difícil acceso.

? Difundir información relevante a la población.

? Desarrollar y financiar un sistema centralizado de recopilación de datos en todo el país.

? Aumentar la capacidad del INC para estandarizar los esfuerzos de control del cáncer de mama en todo el país.

? Consolidar una política nacional para la atención del cáncer de mama con participación activa y comprometida de todas las provincias.

? Mejorar la coordinación intersectorial entre instituciones de salud (públicas y privadas) y las organizaciones de la sociedad civil que realizan acciones para el control del cáncer de mama.

 

Las instituciones

 

La ULACCAM es una coalición de ONG de América Latina comprometida a impulsar la legislación y políticas efectivas en relación con los cánceres de la mujer en la región. La coalición cuenta con miembros de cinco países – Argentina, Brasil, Colombia, México y Venezuela–, los cuales se dedican a promover mejorías en políticas de control de cáncer en los niveles nacional y regional.

 

Como la organización voluntaria promotora de la salud más grande del mundo, la American Cancer Society se compromete a salvar vidas contra el cáncer. Combina la pasión implacable con la sabiduría que casi un siglo de experiencia le ha dado para hacer de esta visión una realidad, y está consiguiendo resultados.

 

Salva vidas al ayudar a las personas a mantenerse sanas, a recuperarse, al encontrar curas y al luchar contra la enfermedad. Gracias a esta labor, 11 millones de sobrevivientes al cáncer en los Estados Unidos, e incontables personas que han evitado la enfermedad, celebrarán un cumpleaños más este año.

 

Por su parte, la FUCA, presidida y creada por el doctor Reinaldo Chacón en 1983, es una entidad de bien público sin fines de lucro (Inscripción I.G.J. nº 33). Cuenta con más de 27 años de experiencia en la investigación, la formación de médicos en Oncología Clínica, y la prevención contra el cáncer en la Argentina.

 

La FUCA realiza su obra con recursos provenientes exclusivamente de aportes particulares y no recibe subsidios regulares de fondos estatales. Los fondos recaudados son destinados a la investigación de vacunas contra el cáncer, becas para la residencia en Oncología Clínica y campañas de prevención a la comunidad.

 

 

 

Cifras del cáncer de mama en la Argentina

 

? El cáncer de mama en la Argentina representa la primera causa de muerte por patología maligna en mujeres (20,3%).

? Se trata d el principal tumor en mujeres, tanto por su incidencia como por su mortalidad.

? La incidencia estimada, según la base de datos Globocan de la IARC, es de 74/100.000 mujeres.

? Se estima que anualmente se diagnostican alrededor de 17.000 casos nuevos.

? Se considera que 58% de los casos se diagnosticarán en mujeres mayores de 60 años, 18%, en mujeres de 50 a 60 años; 18%, en mujeres de 40 a 50 años; y 6% en menores de 40 años.

——————————————————————————————————————-

 

LALCEC, ONG sin fines de lucro, fue fundada el 22 de julio de 1921. Está orientada a mitigar los efectos del cáncer mediante la prevención, educación, detección temprana y campaña antitabáquica, a través del apoyo a la investigación científica y al paciente oncológico.

 

Entre otras alianzas importantes, es miembro de la Unión Antitabáquica Argentina (UATA), y de la Asociación de Ligas Iberoamericanas Contra el Cáncer (ALICC); como tal, fue ejecutora en nuestro país del Progra-  en Argentina. Además, integra Paradigma XXI y la Red Argentina para la Cooperación Internacional (RACI). La Liga desarrolla su actividad en casi todo el país a través de sus Miembros en Red, a través de los cuales, desde hace muchos años, realiza campañas gratuitas de prevención y concientización en todo el país.

 

MACMA también es una asociación civil sin fines de lucro y está constituida por mujeres que padecieron cáncer de mama, acompañadas por profesionales idóneos que colaboran en los distintos servicios. Su misión consiste en orientar, contener y acompañar a quienes padecen cáncer de mama y a sus familias; y en concientizar a la comunidad sobre la importancia de la detección temprana de la enfermedad.

 

Fue fundada en 1997 por María Cecilia Palacios, quien después de haber padecido la enfermedad, sintió la necesidad de alentar a otras mujeres y ayudarlas a transitar los diferentes momentos de la enfermedad y de los tratamientos. Las actividades de MACMA fueron reconocidas por la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires, que las declaró de Interés Sanitario. Cuenta con el aval y reconocimiento de la Sociedad Argentina de Mastología, la Asociación de Oncología Clínica y laAmerican Cancer Society. Es miembro fundador de la red Paradigma XXI.

 

Testimonio de una sobreviviente

 

Cuando la profesora Irene Marcet leyó la palabra “carcinoma” en su biopsia, creyó que moriría al día siguiente. “Sentí que el mundo se me caía encima. Me enojé mucho. ¿Por qué a mí? Yo me hacía mis controles cada año, prolijamente. Me costó aceptar que lo que había logrado de esa forma era tomar mi enfermedad a tiempo. También me costó entender algo muy importante: cáncer no es sinónimo de muerte. Antes de mi diagnóstico de cáncer de mama yo me sentía muy bien, empecé a sentirme muy enferma cuando empezaron a curarme”, recordó.

 

La parte más dura de su experiencia, relató, “fue cuando me comunicaron que tenían que hacerme una mastectomía radical debido al tamaño de lo encontrado. Yo estaba tan desesperada que hice varias consultas, no me podía convencer. Luego de ver a varios profesionales, a un mastólogo le pareció muy raro que teniendo microcalcificaciones agrupadas de 1 cm x 1 cm, luego de la biopsia surgiera algo de casi 5 cm”. Al efectuar la revisión “encontraron un error de laboratorio y mi cirugía resultó mucho menor. Fue muy duro pasar por quimio, caída de pelo y rayos. Mi marido, mis hijas, mis nietos, mis hermanas y amigas fueron todo para mí”.

 

“Las imaginé muy coloridas y divertidas para ‘amigarme’ de alguna forma con la enfermedad y así ganarle! Mi balance es muy positivo. He aprendido a vivir mejor, más feliz”.

 

La experiencia le dejó algunas enseñanzas, como que “hay un antes y un después. Antes me esforzaba muchísimo para que todo estuviera perfec- to. Tenía una gran autoexigencia. Pero aprendí que hay que tomarse tiempo para disfrutar de la vida, en especial de las pequeñas cosas. Ahora, si debo hacer algo y mis nietos me invitan a jugar, no dudo en sentarme en el piso y divertirme sin culpa. Luego haré lo que tenía que hacer. Soy voluntaria en MACMA, secretaria de la Comisión Directiva, coordino un grupo de autoayuda, doy un taller -El artecura-, organizo un banco de pelucas y clases de maquillaje. Y disfruto con cada una de mis actividades”, contó esta profesora de Bellas Artes, que además dicta clases en dos colegios y tiene su propio taller desde hace 28 años. “Pero pintaba poco, no encontraba el momento, ahora quiero aprovechar y gozar de la satisfacción que me brinda expresarme a través del arte. En este último año realicé cuatro exposiciones individuales y gané un primer premio de pintura con mi obra ‘Microcalcificaciones agrupadas’, que realicé durante la quimio. Las imaginé muy coloridas y divertidas para ‘amigarme’ de alguna forma con la enfermedad y así ganarle! Mi balance es muy positivo. He aprendido a vivir mejor, más feliz”, concluyó.