Entrevista a Mariela Guevara. Centro cubano que produce Paliativo para el cáncer con veneno de escorpión.

 

Medio: Tiempo Argentino.

 

» Negarse a un producto natural es irrisorio»

 

Mariela Guevara dirige un centro cubano que produce un paliativo para el cáncer con veneno de escorpión.

Un equipo de médicos cubanos presentó, por primera vez en la Argentina, un producto homeopático que puede ser utilizado como complemento en los tratamientos oncológicos para disminuir los dolores. Se trata de VIDATOX 30CH y su principal componente es el veneno de escorpión. Este elemento se ha utilizado en la medicina tradicional en países como China e India, incluso desde el siglo XIX los campesinos se hacían picar por escorpiones para calmar los dolores. Fue el biólogo cubano Misael Bordier quien descubrió, estudió y dirigió la primera investigación con la toxina del escorpión Rhopaluris Junceus, una especie típica de Cuba en el tratamiento para el cáncer. En la actualidad, es el laboratorio cubano Labiofam el que estudia los beneficios del componente, lo procesa y comercializa en gran parte del mundo, como Vietnam, Sri Lanka, China, Serbia, Albania, Rusia, Costa Rica, México, Guatemala, y Nicaragua.
En diálogo con Tiempo Argentino, la jefa de Ensayo Clínico del Laboratorio cubano LABIOFAM, Mariela Guevara, cuenta en qué consiste.

–¿Qué es VidaTox?
–Es un bioterapéutico natural que tiene como principio activo el veneno del escorpión Rhopalurus Junceus, endémico de Cuba. El veneno de los escorpiones está compuesto por una mezcla de agua, sales, pequeñas moléculas, péptidos y proteínas. Su eficacia se debe fundamentalmente a una serie de toxinas peptídicas de entre 23 y 78 aminoácidos. Al veneno se le realiza un proceso de dilución con moléculas de agua hasta lograr la proporción justa. Las terapias naturales son cada vez más utilizadas para atender diferentes afecciones.  Si bien, hace muchos años se estudian las propiedades del veneno de escorpión, aún seguimos descubriendo propiedades y beneficios. En Cuba existen 32 especies y subespecies de escorpiones, 28 de ellas son endémicas, entre ellas la que utilizamos en VidaTox.
–¿Para qué sirve?
–Se recomienda como terapia alternativa para el tratamiento de síntomas provocados por los efectos del cáncer, alivio del dolor. Su uso no excluye ni limita otras medidas convencionales del tratamiento oncológico, por el contrario, su empleo simultáneo puede tener efecto sinérgico que potencia la actividad antitumoral en el tratamiento oncológico convencional. El Vidatox no es un producto milagroso, no cura el cáncer, sino que actúa como un analgésico y antiinflamatorio. No mata la célula cancerígena pero sí estimula a las células inmunes, enfrenta al organismo ya deteriorado por la quimioterapia y por la enfermedad, y actúa sobre linfocitos, leucocitos estimulando el sistema inmune. Este mecanismo aún no está farmacológicamente dilucidado, pero sabemos que funciona. De esta forma, el paciente ve aliviado su dolor y mejora de forma notable su calidad de vida.
–¿Cuáles son los últimos resultados obtenidos?
–Hemos realizado un estudio en 2451 pacientes que desde hace dos años consumen el Vidatox. De ellos, 1638 comenzaron el tratamiento con sintomatología de dolor, y al final del estudio, 1511 no presentaban dolor, por lo que obtuvimos un 92,24 % de éxito en este tema. Del total de pacientes, más de 2000 eran oncológicos, y el resto sufría de enfermedades donde el dolor y la inflamación predominan, como la artritis reumatoidea, artrosis, o lupus. Y referido a la respuesta favorable total de toda la sintomatología al inicio, respondió el 84,1 % de la totalidad de los pacientes, ha sucedido que disminuye el dolor.

El equipo cubano que a diario estudia el veneno de escorpión y sus beneficios, está compuesto por 14 integrantes que se dividen en grupos de control, de investigaciones, y de calidad. Mariela Guevara, tiene 47 años es médica y farmacóloga y hace más de diez años se desempeña en Labiofam que a su vez funciona en el Instituto Finlay donde se producen las vacunas pentavalentes que se aplican en la Argentina.

–Durante gran parte de tu vida formaste parte de la medicina tradicional, ¿cuándo decidiste pasar a la de tipo natural?
–Desde que me gradué, siempre preferí los métodos naturales, no como métodos excluyentes, sino complementarios.
–¿Por qué crees que muchos oncólogos desestiman el uso de productos homeopáticos en tratamientos oncológicos?
–Muchos oncólogos no están de acuerdo con el uso de productos naturales, los subestiman. En Cuba, hay oncólogos que están a favor de la medicina natural para el tratamiento de la enfermedad oncológica. Atreverse a negarle un paciente terminal el uso de un producto natural es irrisorio. Si tú no le vas a aportar nada más, por qué dejarlo morir así nomás. Está comprobado que no interfiere en los mecanismos de acción de las terapias convencionales, si no que las acompaña, se complementan. Es un producto muy gentil, porque los efectos secundarios de muchos antiinflamatorios son realmente perjudiciales, como gastritis, úlceras, o hipertensión arterial. Muchas veces, los médicos se quedan sin recursos y resulta una  herramienta más en su trabajo.
–¿Posee efectos adversos?
–Hasta el momento, no conocemos ninguna contraindicación. Decimos que tomar Vidatox es potencialmente no tóxico porque depende si la persona que lo consume puede hacer alguna reacción, por ejemplo, algunos pacientes sienten un pequeño ardor debajo de la lengua.
–¿Cómo es la administración?
–Se administra por vía oral y la dosis es cinco gotas sublinguales cada 8 horas.
–¿Cómo se obtiene el veneno?
–Los escorpiones son cuidados especialmente con el mejor alimento y cada 21 días se les retira el veneno. A los dos años los liberamos en su medio ambiente para que puedan reproducirse.
–¿Cuál es el futuro del producto?
–Seguimos investigando qué es lo que sucede con estos pacientes, que toman Vidatox y además de calmar el dolor, genera una mejor calidad de vida, y en muchos casos se ha demostrado que en algunos pacientes se mejoró la sobrevida que los médicos le habían dado. Dependiendo de la respuesta que tenga el producto en la Argentina, pensamos que la materia prima puede importarse desde Cuba para que el producto se termine aquí.
–En muchos sitios de Internet se informa sobre este producto para la cura del cáncer, e incluso se comercializa, ¿qué peligros para la salud pueden ocasionar la toma de productos de origen desconocido o dudoso?
–En muchos lugares se fabrica de forma artesanal incluso hay farmacias que dicen venderlo y muchas veces nos nombran para obtener confianza, pero éticamente nos es imposible recomendarlo sin los controles de calidad necesarios, sin saber que la toxina necesaria está presente. Nuestro producto es el único autorizado para utilizarlo y comercializarlo. Somos los que hacemos un seguimiento post comercialización al producto, durante más de un año a cada paciente. Como se trata de un producto natural no necesitamos realizar ensayos clínicos, sin embargo, los hacemos a diario.
–¿Qué opina de la medicina y ciencia argentina?
–Al ser la primera vez que vengo al país, no tuve mucho contacto con los profesionales, pero sé que son muy buenos en ciencia y medicina y que dedican muchos recursos a la investigación. Ojalá pudiéramos conjugar relaciones de este tipo, somos latinoamericanos y deberíamos unirnos cada vez más. Me enteré que aquí la medicina es gratuita y ese es un gran logro y orgullo para todos ustedes. «