Se aprobó en Argentina el primer medicamento personalizado oral contra un tipo de Melanoma

La Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) aprobó recientemente en el país el vemurafenib (cuyo nombre comercial es Zelboraf, de Roche)

La Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) aprobó recientemente en el país el vemurafenib (cuyo nombre comercial es Zelboraf, de Roche), la primera y única terapia personalizada contra un tipo específico de melanoma avanzado, que afecta a la mitad de los pacientes que desarrollan esta forma agresiva de cáncer de piel. El nuevo medicamento es oral y constituye la primera opción terapéutica «dirigida» en mejorar la sobrevida de pacientes con este tipo de melanoma metastásico en los últimos 20 años.

Vemurafenib está indicado para pacientes adultos cuyo tumor presenta una mutación genética especial (llamada BRAF V600) y llega a la Argentina luego de haber sido aprobado por las autoridades sanitarias de los EE.UU., Suiza, Nueva Zelanda, Israel, Canadá y Brasil, entre otros países.

[… ]
Matías Chacón, Médico Oncólogo del Instituto Alexander Fleming. Miembro de la Comisión directiva de la AAOC, resume los beneficios de la nueva terapia: «Los estudios iniciales demostraron un beneficio clínico objetivo basado en la reducción del volumen tumoral en el 53% de los casos, con 5% de remisiones completas y 29% de estabilización de la enfermedad. El período libre de progresión fue cercano a los 7 meses y la sobrevida global mediana de 16 meses.

En el estudio comparativo de casi 700 pacientes contra la dacarbacina (uno de los agentes terapéuticos utilizados cotidianamente), se observó ventajas para el vemurafenib en términos de respuestas objetivas (48% vs 5%), tiempo a la progresión (5.3 vs 1.6 meses) y sobrevida global (86% de pacientes vivos a 6 meses respecto a 64% con dacarbacina).

En conclusión, se observó una reducción de riesgo relativo para sobrevida libre de progresión y sobrevida global del 74% y 63% para vemurafenib respecto a dacarbacina, respectivamente» y agrega «la ventaja de ser una terapia vía oral y no requerir infusiones intravenosas es uno de los pilares para el manejo ambulatorio de los pacientes».

[…]
Ocurre que la posibilidad de identificar aquellos pacientes que se beneficiarán con el nuevo medicamento (los que presentan la mutación BRAFV600) permite un tratamiento más efectivo. Es la primera vez que los especialistas pueden identificar con anticipación a aquellos pacientes que se beneficiarán con el tratamiento.
Vemurafenib está indicado para el tratamiento de pacientes adultos con melanoma metastásico positivo para la mutación BRAF V600 (no se recomienda para tumores con BRAF no mutado), tanto en pacientes que ya fueron tratados como en aquellos que no recibieron terapia previa.
Estudios clínicos con vemurafenib: BRIM 2 Y BRIM 3

Para lograr a aprobación del vemurafenib ante la FDA de los EE.UU., la agencia EMA, y la ANMAT de Argentina, se realizaron dos estudios clínicos que evaluaron la seguridad y la eficacia del medicamento. Uno de ellos, el BRIM 2, es un ensayo clínico de fase II, abierto y multicéntrico, que incluyó 132 pacientes con melanoma metastásico o no operable con mutación positiva BRAF V600, previamente tratados. El objetivo primario fue determinar la tasa de respuesta global, evaluada por un comité de revisión independiente y mostró que el 52 % de los pacientes analizados experimentó una reducción del tamaño del tumor (respuesta global) y que la sobrevida global fue de 15,9 meses.
El siguiente estudio, conocido como BRIM 3, es un estudio clínico de fase III, internacional, multicéntrico y randomizado, realizado en 675 pacientes con melanoma metastático BRAF V600 positivo que no habían recibido tratamiento previamente. El objetivo fue evaluar, entre otras variables, la sobrevida global, la sobrevida libre de progresión y medir la tasa de respuesta global comparando vemurafenib con dacarbazina (la quimioterapia de referencia).
Los primeros resultados mostraron una reducción del riesgo de muerte del 63% y una sobrevida libre de progresión del tumor del 74% en aquellos pacientes que habían recibido vemurafenib. En un segundo análisis, presentado en la última reunión anual de la Sociedad Americana de Oncología (ASCO 2012, por sus siglas en inglés) se comprobó que la sobrevida global a los seis meses era del 83% en el grupo que recibió vemurafenib contra el 63% al que se le administró decarbazina (en los primeros la sobrevida media fue de 13,2 meses vs. 9,6 meses de los segundos).
Respecto de la seguridad de vemurafenib, los estudios mostraron que es un medicamento que suele ser bien tolerado. El doctor Chacón describe «En general, las toxicidades son predecibles y se debe hacer hincapié en la vigilancia dermatológica de todo el tejido dado que entre un 15-20% de los pacientes pueden desarrollar tumores de piel no melanoma que son controlados con la extirpación quirúrgica. A su vez, los pacientes pueden manifestar dolores articulares, ligera intolerancia digestiva, fatiga y erupción cutánea como los eventos más salientes». Y recomienda «Se debe prescribir protección solar debido a la hipersensibilidad cutánea experimentada con la exposición solar».

Otros de los efectos adversos más comunes reportados (en menos del 30% de los pacientes) fueron incluyeron pérdida del cabello, náuseas, picazón, o verrugas[1]. Las investigaciones clínicas y la creciente experiencia con el medicamento, sugiere que estos síntomas son, generalmente, manejables y pueden ser tratados.

Respecto de la seguridad de vemurafenib, los estudios mostraron que es un medicamento que suele ser bien tolerado. El doctor Chacón describe «En general, las toxicidades son predecibles y se debe hacer hincapié en la vigilancia dermatológica de todo el tejido dado que entre un 15-20% de los pacientes pueden desarrollar tumores de piel no melanoma que son controlados con la extirpación quirúrgica. A su vez, los pacientes pueden manifestar dolores articulares, ligera intolerancia digestiva, fatiga y erupción cutánea como los eventos más salientes». Y recomienda «Se debe prescribir protección solar debido a la hipersensibilidad cutánea experimentada con la exposición solar».
Otros de los efectos adversos más comunes reportados (en menos del 30% de los pacientes) fueron incluyeron pérdida del cabello, náuseas, picazón, o verrugas[1]. Las investigaciones clínicas y la creciente experiencia con el medicamento, sugiere que estos síntomas son, generalmente, manejables y pueden ser tratados.