CÁNCER DE CÓLON

Cáncer colorectal (intestino grueso)

El cáncer de intestino grueso es uno de los tumores malignos más frecuentes. Se estima que en Estados Unidos se diagnostican aproximadamente 148.000 casos anuales, constituyendo la tercera causa de muerte de cáncer . En su génesis participan factores ambientales y genéticos.
Si bien existe un bajo porcentaje de pacientes de Ca. de colon hereditario la mayor parte de los mismos son esporádicos.

La edad constituye un factor de riesgo importante, ya que es rara su presentación antes de los 40 años, con un incremento de la incidencia a partir de los 50. A lo largo del tiempo el desarrollo del tumor maligno en el intestino es aproximadamente del 5%, considerando la edad como único factor de riesgo. Por otra parte es una enfermedad prevenible, existiendo estudios para su screening o tamizaje, que permiten su detección temprana o incluso prevenir el desarrollo de cáncer colorectal.

Screeening (tamizaje)

La mayoría de los tumores malignos del intestino grueso se desarrolla en muchos años, iniciándose como pequeños pólipos adenomatosos, luego desarrollan lesiones premalignas y finalmente se genera un tumor maligno, que puede dar metástasis y ser incurable. Estos cambios llevan muchos años, incluso 10 años en algunos individuos.
Los estudios para el tamizaje tienen como objetivo la detección de lesiones premalignas, pólipos o tumores en etapa inicial que permitan un tratamiento con intento curativo.


¿Cuáles son los factores de riesgo más importantes?

La historia familiar de Ca. de colorectal, es decir el antecedente de cáncer en el intestino grueso en algún familiar de primer grado ( padres, hermanos e hijos), varios miembros de la familia afectados o la presencia de un tumor diagnosticado antes de los 55 años.
Si tuvo Ca. colorectal previo o presencia de pólipos intestinales, existe un riesgo aumentado de desarrollar un nuevo Ca. de colon . En el caso de haber tenido pólipos adenomatosos antes de los 60 años también existe un riesgo mayor de tener Ca. colorectal. La edad es otro factor de riesgo independiente, > del 80% de este tipo de cáncer ocurre en individuos mayores de 50 años. En cuanto a la raza, se sabe que los afro americanos tienen mayor riesgo de morir por Ca. colorectal que los sujetos de raza blanca.

Existen además diversos aspectos relacionados con hábitos higiénicos dietéticos, dentro de los cuales tenemos algunos que incrementan el riesgo como ser: 

– dieta rica en grasas y carnes rojas, y baja en fibras
– sedentarismo
– tabaquismo

Y factores relacionados con disminución del riesgo, entre los cuales se cuentan:

– suplementos con Ac. Fólico
– suplementos con calcio
– Aspirina, ibuprofeno y drogas relacionadas, aunque la evidencia disponible no es tan robusta como para su recomendación con este objetivo.
Otros factores que se relacionan, incluso con mayor riesgo de tener o desarrollar un tumor maligno del intestino son:
– FAP: Síndrome de poliposis familiar, en el cual aparecen cientos de pólipos intestinales. Hasta un 100% de los individuos con esta condición desarrollará Ca. colorectal.
HNPCC: El cáncer de colon no polipósico hereditario es otra condición asociada con un incremento del riesgo de cáncer colorectal. En este caso hasta un 70% de los individuos afectados desarrollará un Ca. del intestino a los 65 años de edad. Se reconoce por la presencia de varios miembros de la familia, de diferentes generaciones afectados.
Enfermedad inflamatoria intestinal: El riesgo de tener Ca. colorectal se incrementa en los casos de Enfermedad de Crohn y Colitis ulcerosa. El riesgo aumenta dependiendo de la cantidad de intestino afectado y la duración de la enfermedad. El síndrome de intestino irritable no es un factor de riesgo para Ca. colorectal.


¿Cuáles son los estudios para el screening o tamizaje?

Los cuatro estudios recomendados actualmente con este objetivo son:

  • SOMF (sangre oculta en materia fecal)
  • Sigmoidoscopía, estudio con enema de bario
  • Colonoscopía.

Usualmente se recomienda que los individuos con riesgo promedio, es decir sin ningún factor adicional que aumente el riesgo para el desarrollo de un tumor maligno en el intestino, inicien el screening a los 50 años.
Los estudios difieren en sus características, como ser efectividad en prevenir el cáncer, seguridad, costo y conveniencia para el individuo. No existe un solo test identificado como el mejor estudio con este objetivo, por lo tanto lo ideal es discutir con su médico las opciones y diagramar una posible estrategia para el screening (decisión informada).


¿Cuáles son las recomendaciones para individuos de riesgo promedio de cáncer colorectal?

Existen diversas opciones, como por ejemplo iniciar el test de sangre oculta en materia fecal una vez por año y una Sigmoidoscopía (endoscopia del recto y colon izquierdo) cada 5 años. En otros casos se recomienda realizar un estudio con enema de bario una vez cada 5 años o una colonoscopía (endoscopía de todo el intestino grueso o colon y recto) cada 10 años.

Existe acuerdo en cuanto a la edad de comienzo de los estudios a los 50 años, en personas con riesgo promedio.

Si se encuentran alteraciones en algunos de los estudios, el médico es quien debe determinar los estudios diagnósticos o cambios en la periodicidad de los estudios de tamizaje o screening.

¿Cuáles son las recomendaciones para individuos de riesgo aumentado de cáncer colorectal?

En general los programas de screening en personas con riesgo incrementado se inician a menor edad, con mayor frecuencia y uso de estudios con mayor sensibilidad como la colonoscopía. La secuencia óptima depende de cuál es la causa por la cual tiene mayor riesgo.
Por ejemplo, en un individuo con un familiar de primer grado (padres, hermanos o hijos) que tuvo cáncer en el intestino o antecedentes de pólipos adenomatosos antes de los 60 años o 2 familiares de primer grado diagnosticados a cualquier edad, deben iniciar el screening en forma temprana es decir a los 40 años o 10 años antes del diagnóstico más temprano en la familia, con periodicidad de 5 años.